home Cerámica. Triana alfarera, Conociendo Triana Breve explicación del Museo de la Cerámica de Triana

Breve explicación del Museo de la Cerámica de Triana

El alfar de cerámica Santa Ana supone un excepcional ejemplo de arqueología emergente. Este conjunto fabril ha mantenido su uso desde antaño, lo que ha permitido que los elementos que lo componen se encuentren en su mayoría completos y ubicados en su contexto original: hornos de cocción cerámica,molinos y depósitos de pigmentos,talleres,almacenes.

La propuesta arquitectónica se organiza desde la puesta en valor del conjunto,conservando la totalidad de los elementos específicos protegidos por el Plan Especial de Triana, así como otros de indudable valor espacial,etnológico y antropológico.

El conjunto es fruto de un proceso histórico donde la colonización del espacio interior no se fundamenta en la forma sino en resolver las necesidades que han ido surgiendo: fabricar, ampliar,alojar, almacenar, modernizar, etc. El proyecto se plantea como un proceso más, que pone en valor esta convivencia.

Todos los elementos con significado arqueológico, antropológico y arquitectónico son mostrados insertos en su contexto original. Nos encontramos ante una oportunidad única. Cualquier horno podría ser utilizado como tal, se conservan los recorridos ,los espacios abiertos interiores, los nombre de los hornos: Santa Ana, Gallito, Belmonte…

Los nuevos espacios adaptan su altura a la de los edificios existentes en el conjunto, no rebasando el nivel de planta primera, asomándose desde atrás, levemente hacia la calle Antillano Campos, por encima de la pieza fabril de menor altura. El proyecto no pretende ser un referente visual en el paisaje urbano exterior, que altere el perfil de Triana. El museo de la cerámica quiere ser como un regalo, que se descubre cuando nos adentramos.

La ampliación propuesta aporta al conjunto los espacios complementarios necesarios para desarrollar la actividad museística de carácter temporal, y de las instalaciones técnicas suficientes para dotar al conjunto del dinamismo que necesita un centro de esta naturaleza.

El edificio se organiza como un recorrido continuo, a modo de paseo, entre los hornos del conjunto alfarero. El acceso se realiza a través de la esquina de la calle San Jorge y calle Callao, el espacio público se cuela en el edificio, el primer horno se verá desde la calle insinuándonos la entrada. La secuencia de espacios actuales de taller y almacenaje serán las galerías de la exposición permanente. La materialidad del suelo será continua, la de los hornos, el barro cocido.

La propuesta es que la escuela taller se desarrolle en la planta baja en la zona más interior del conjunto, vinculada a la producción de la empresa Cerámica Santa Ana, que continuará su actividad de exposición y venta en las crujías de la fachada. Desde el recorrido por la planta baja podrá visualizarse la actividad alfarera de la escuela taller, este hecho dotará de realidad a la visita al museo.

En la planta primera se organizan las exposiciones temporales. Una cinta suspendida que se repliega rodeando el conjunto alfarero,ofrece la nueva zona expositiva, como un molde, en el espacio que queda hasta la medianera. El repliegue se adapta a la geometría especifica de cada conjunto de hornos,permitiendo una relación visual cambiante de las singulares cubiertas de estos.

A mitad de recorrido, al fondo de la parcela se ubica la sala multiusos. También podemos llegar a este punto directamente desde la planta baja a través de una escalera. Durante la subida,desde el descanso,se contemplará una interesante perspectiva de los hornos nº 1,2 y 3.

Desde el vestíbulo de distribución de la planta primera también podemos acceder a la biblioteca especializada y al ámbito para el Centro de interpretación y el Centro Temático de Itinerario Turístico de Triana,que se ubicará en la primera crujía del edificio.

Los usos administrativos,Dirección y Centro de Documentación y Divulgación se disponen en el antiguo edificio de vivienda con fachada a la calle Antillano Campos. Su posición independiza su uso del resto del museo.

La estrategia del proyecto,ubicando todo el espacio construido en el perímetro y solo una planta encima de los hornos,permite compatibilizar la cimentación y la estructura de la propuesta con el máximo respeto a los trabajos arqueológicos.

La piel que reviste la ampliación en la planta primera se construirá con piezas cerámicas a modo de tamiz, dejará pasar la luz. Se permitirá el total oscurecimiento desde el interior de los espacios expositivos. Para el diseño y fabricación del cerramiento de cerámica se contó con artistas de la cerámica actual.

SUPERFICIE:
2.710 Metros cuadrado construidos
2.123 “ “ útiles

Ángel Bautista Guerrero

Deja un comentario