Centro Cerámica Triana

Centro Cerámica Triana 1

      Además de poseer sobresaliente arte flamenco, taurino, futbolístico, literario e infinidad de artistas por doquier, Triana es un barrio que es conocido universalmente por su cerámica, estamos hablando de un barrio puramente alfarero. La producción de cerámica, siempre fue una de las actividades artesanales en las que se fundamenta el desarrollo del barrio trianero desde su origen.

       En el año 2014, concretamente el martes 29 de julio, promovido por el Ayuntamiento de Sevilla, con Juan Ignacio Zoido como alcalde, y con la colaboración de la Junta de Andalucía, presidida por Susana Díaz, coincidiendo con los días de celebración de la Velá de Santa Ana, se inauguró el Centro Cerámica Triana (CCT), un museo para poder conservar y promocionar la tradición cerámica de la ciudad hispalense. También participaron en la creación y musealización del Centro Cerámica Triana, la colaboración del programa del Consorcio Turismo de Sevilla y del Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla (ICAS).

       En el lejano 1870, el industrial del barro Antonio Gómez compró los alfares de García Montalván, para la producción cerámica en Triana. Cuando falleció, el negocio pasó a su viuda, conociéndose entonces, como fábrica de la Viuda de Gómez. En el año 1906 toma el nombre de su nuevo propietario Manuel Corbato y en 1920 pasa la fábrica ceramista a su cuñado, Manuel Montero Asquith. A partir de 1939 dirigen la fábrica los hermanos Rodríguez Díaz, con el nombre de Cerámica Santa Ana, patrona de Triana, donde Antonio Kiernam Flores, fue uno de sus máximos exponentes.

Centro Cerámica Triana 2
Nada más entrar en el museo, tienes una vista general del patio de la mufla. Foto JBG

      Hace seis años, 2009, y tras un ‘concurso de ideas’ convocado por el Ayuntamiento de Sevilla, resultó ganadora la propuesta titulada “Paisaje Alfar”. El conjunto de la fábrica incluía un edificio, con siete hornos en activo hasta finales del siglo XX, así como las instalaciones de la misma, los almacenes, pozos y, por supuesto, depósitos de pigmentos. Los hornos fueron magistrálmente restaurados y se conservaron los recorridos, junto a las relaciones de las distintas profesiones que se aunaban en la misma localización. La remodelación estuvo dirigida por los arquitectos Miguel Hernández Valencia y Esther López Martín.

       El Museo de la Cerámica de Triana, antigua fábrica Cerámica Santa Ana, está ubicado en la esquina de calle San Jorge y calle Callao, en la antigua y emblemática fábrica de Santa Ana, abrió por fin sus puertas en 2014, después de innumerables retrasos y anuncios de apertura, desde que se anunció su construcción. La entrada es gratuita para los sevillanos y tiene un coste de 2,10 para los foráneos.

      Durante el bonito recorrido por el museo, a través de dos plantas, se pueden contemplar, ya totalmente restaurados, varios hornos históricos, alguno de ellos del siglo XVI, el pozo de agua, los depósitos de arcilla, las molinas de minerales, las almágenas o recipientes para guardar los pigmentos preparados, el torno de alfarero, las tablas de oreo de piezas y secado de moldes o el tablero donde los pintores decoraban los grandes paneles de azulejos.

Centro Cerámica Triana 3
Precioso panel de azulejería.

       Impresiona ver todo esto, pues se trata, en todos los casos, de antiguos equipamientos pertenecientes a la fábrica de cerámica de Santa Ana. El Centro Cerámica Triana también cuenta en la primera planta, con un espacio denominado “Aquí Triana” que será sin duda alguna, el punto de recepción para los todos los visitantes que acudan al barrio alfarero, ya que proyectan un reportaje sobre lo que es y significa el arrabal de Triana y para la interpretación de itinerarios turísticos por el barrio. Seguidamente, varios paneles, donde te explican con fotografías, lo que has visto en el video anterior.

      El acceso se realiza desde la calle San Jorge. En la planta baja del edificio, como un recorrido continuo, a modo de paseo entre los hornos del conjunto alfarero. La forma resultante se adapta a la geometría específica de cada conjunto de hornos, que incluso podrían hipotéticamente volver a funcionar. La planta baja también es compartida por la tienda, el nuevo taller cerámico y la antigua fábrica donde se desarrollan los espacios expositivos.

     En la planta primera, a través de un espacio suspendido envuelto por cerámica rodeando al conjunto alfarero, se ofrece la nueva zona para exposiciones temporales, punto turístico, salón de actos “Aquí Triana” y un centro de información sobre el barrio trianero.

      El Museo de la Cerámica cuenta con piezas cerámicas ideadas por el gran Aníbal González y que decoraron la monumental Plaza de España, piezas de la colección museográfica del Ayuntamiento hispalense, obras prestadas por el coleccionista Vicente Carranza, la Junta de Andalucía y el Estado, mediante una selección realizada por el catedrático de historia del arte Alfonso Pleguezuelo. También se puede disfrutar de algunas piezas procedentes de la fábrica de Pickman. Todo se incluye en la importante colección municipal del proyecto Patrimonium Hispalense.

Jorge Benítez Govantes


Mis monólogos en:

http://jorgebenitezgovantes.blogspot.com.es

Sígueme en:

https://www.facebook.com/jorgebenitezgovantes.blog

Deja un comentario