home Diccionario trianero Diccionario trianero_46 (Atlético – Avenida)

Diccionario trianero_46 (Atlético – Avenida)

Diccionario trianero, publicado en parte durante los años finales de los ochenta en la revista “Triana”

Atlético Triana.- Este equipo de barrio, existente durante el periodo bélico, llegó a enfrentarse al propio Sevilla C.F. y otros equipos potentes de Andalucía. 

Augusta, Cristóbal de.- Pintor de cerámica de origen italiano que trabajó en Triana. Fue el encargado de la decoración de los azulejos de los salones de Carlos V de los Reales Alcázares en el año 1577.

Augusto.- Joven y cotizado artista afincado en Triana desde 1973. Fue uno de los primeros artistas que se afincaron en el antiguo tejar de Joselito, luego llamado “Casa de los Artesanos” de la calle Covadonga. Augusto Morilla nació donde Francisco Antonio Gijón -el autor del Cachorro-, en Utrera, en el año 1953. Aunque su formación es básicamente autodidacta, trabajó al amparo de Buiza y Francisco Chico, con una profunda inclinación estética por los cánones populares andaluces. Augusto sintonizó con el espíritu trianero de donde se inspira, sintiéndose un hijo más del barrio. Entre sus numerosas obras repartidas por una ancha geografía, podemos anotar -por reciente- la busto que ha realizado del cantaor Antonio Mairena que fuera “Llave del Cante”, y que habría de ubicarse en los Jardincillos del Puente de Triana. Destaquemos, también, sus “angelitos”, prodigios de gracia e inconfundible aire sevillano.

Avenida, cine de verano.- Al poco de su inauguración, en 1937, organizó el general Queipo de Llano en esta terraza un bautizo de tres niños del Barrio León en un acto de intenciones populistas. Lola Flores y Manolo Caracol estuvieron entre los artistas que actuaron allí en aquella ocasión. El cine fue instalado en un antiguo almacén de aceitunas, y aún subsiste a estas alturas del declive de estos espectáculos públicos. Fue iniciado por un profesional del gremio, Salvador Bajuelo, propietario de la sala homónima de la calle Marqués de Paradas, haciendo del recinto un gratísimo espacio donde también tuvieron sitio diferentes espectáculos (aquí deutó Lolita Sevilla) para adobar su programación de “grandes estrenos”. Lo decorada un gratísimo jadín que se embellecía con luces de colores quedando hoy de todo un rastro languidecedente. En uno de los talleres adyacentes de los que subsisten en el recinto, laboró Cayetano Gonzáles hermosas canastillas cofradieras.

Cine de verano Avenida

Continuará.

Ángel Vela Nieto

Deja un comentario