Lola Cazerola

Lola Cazerola 1
Conocida como Lola Cazerola, toda una intrépida empresaria. Foto JBG

        Si, Lola García, pero ese nombre no te relaciona a priori con nada conocido en Triana, y mucho menos, en el mundo de la hostelería. Para poder escribir este artículo, yo mismo tuve que preguntarle su verdadero nombre: “Bueno, me llamo Lola García, pero todo el mundo, aquí en Triana o en Sevilla, me conocen por Lola Cazerola”.

        Vamos a llamarla ya, por su nombre artístico, Lola Cazerola. Aunque no es trianera de nacimiento, gran parte de su vida, quizás la mayor de esta inquieta y emprendedora sevillana, ha sido sin lugar a duda, en el alfarero barrio de Triana. Aunque su familia se dedicara a la hostelería en Mairena del Aljarafe y ella siempre estuvo metida en ese gremio, finalmente se decantó por el mundo de la moda juvenil y de mujer, donde destacó cerca de veinte años, creando la firma Lola Carola, siendo su sede central en San Eloy, número 49. Fueron famosos sus trajes de gitana, de confección propia, además de hacer arreglos a cualquier prenda.

         Hace casi cinco añitos, decidió abrir un local llamado Lola Cazerola en la trianera calle Pagés del Corro, número 74. Prácticamente eran vecinos de Las Golondrinas 2, dura competencia. Pero muy pronto, tuvo su clientela habitual, convirtiendo su establecimiento, en un punto fijo para tapear en Triana. En el mes de junio de 2013, cuando ya funcionaba muy bien, la siempre inquieta y ambiciosa Lola, dejó a su hijo Álvaro Vidal, llevar las riendas del local, y ella vio el momento adecuado para poder ampliar el negocio.

Lola Cazerola 2
Terraza del restaurante Lola Cazerola, con vistas inigualables al río Guadalquivir. Foto JBG

        En el incomparable marcó de la calle Castilla, número 36, antiguo pub Alto, con vistas al río Guadalquivir, abrió el nuevo local, con un aforo muy superior al de Pagés del Corro, rozando cerca de un centenar de personas. El nuevo Lola Cazerola se especializa principalmente, en el servicio de restaurante, tanto para almorzar, como para una inolvidable cena en la terraza con vistas al Guadalquivir, donde puedes salir al mismísimo paseo Nuestra Señora de la O.

         Quizás, los platos caseros del día, especializados guisos más típicos de la cocina sevillana, son el plato más llamativo y suculento de la carta de Lola Cazerola, como el bacalao confitado, pisto con huevo, albóndigas de choco o calamares riojana. Sin menospreciar, para nada, su magnífica cola de toro, la carrillada al Pedro Ximénez, el solomillo al whisky o la presa ibérica, todo un placer para cualquier paladar exigente.

         También se puede pasar por Lola Cazerola a tapear o comer de raciones, donde hay una amplia propuesta en la carta. Los riñones al jerez, los higaditos de pollo en salsa, las papas arrugás con mojo o el menudo de ternera, son siempre apetecibles. En pescado hay gran variedad, como las tortillitas de camarones, chocos fritos, atún rojo, pez espada o las ortiguillas Al igual que el pescado, las carnes y verduras, se elaboran tanto a la brasa como a la plancha.

José Antonio Rayo
El gran guitarrista José Antonio Rayo, todo un crack. Foto JBG

        Para cualquier sevillano, si a poder degustar platos de tu tierra, en un ambiente, que rápidamente se hace bastante familiar y de confianza, le pones un impecable servicio, es lógico el actual éxito de Lola Cazerola, ese es su secreto. Si por el contrario, vienes de fuera, no sólo de Sevilla, sino de España, te encontrarás tan a gusto, que tienes una obligada segunda visita.

         Pero no todo se queda en comer y beber a gusto, en un marco tan especial como el de Lola Cazerola de la calle Castilla, no, ni mucho menos. Sin una actuación premeditada y de la forma más improvisada, a su vez, genial en todos los sentidos, se organizan unas veladas flamencas en el local, que valen muchísimo la pena. Doy fe de ello con absoluta seguridad.

         El guitarrista José Antonio Rayo, suele ser habitual las noches de jueves, viernes y sábado, además de algún domingo a mediodía. Aunque actualmente reside en Jerez de la Frontera, cuando está en Sevilla, la cantaora Encarni Benítez suele ser habitual en las noches flamencas de Lola Cazerola. Encarni es hija de Antonio Benítez, gran futbolista del Real Betis Balompié de los años setenta y viuda del genial cantaor Fernando Terremoto, ambos fallecidos. A su vez, es madre de María Terremoto, futura figura del cante flamenco.

 Jorge Benítez Govantes


Mis monólogos en:

http://jorgebenitezgovantes.blogspot.com.es

Sígueme en:

https://www.facebook.com/jorgebenitezgovantes.blog