Algo sobre el sudor y el ingenio…

Sevilla desde calle Betis: Fotografía de Lucien Levy S. XIX
Sevilla desde  calle Betis: Fotografía de Lucien Levy S. XIX
Sevilla desde calle Betis. Fotografía de Lucien Levy
S. XIX

Triana, 1817.

En la Triana del barro funcionaban 62 hornos de loza y vidriado. Los humos invadían el aire en los atardeceres.

En 1791 eran 86, clara decadencia de una industria que contrastaba con la que componían los Astilleros de los Remedios donde se construyó en 1817, para la Real Compañía del Guadalquivir, el primer barco a vapor de España que fue bautizado con el nombre de Real Fernando, más conocido como «El Betis». Un día de julio realizó su primer viaje a Cádiz.

El arrabal, de nuevo, demostraba su ingenio y su capacidad laboral. La matrícula «Triana» figuraría en muchas docenas de embarcaciones hasta de ciento treinta toneladas de cabida.

Ángel Vela Nieto

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion