Apunte sobre la cerámica de Triana y sus artífices_5

Apunte sobre la cerámica de Triana…

El hijo de Manuel Soto y Tello se llamó Fernando Soto González. A él se le debe la recuperación en el alfar trianero de la «cuerda seca», entre otras técnicas.

Con sólo 23 años se convierte en director de la fábrica de su padre, y tres años más tarde, en 1888, se asocia con los hermanos Mensaque para formar una nueva compañía. No llegó a ser profesor de la Escuela Industrial como lo fue su progenitor; en cambio sí fue maestro de taller en las concurridas clases de cerámica de finales de siglo.

Su hijo, Manuel Soto Fernández, también fue artista de la cerámica y desarrolló su obra en el primer cuarto del siglo XX al amparo del trabajo que proporcionaban las obras monumentales de la Exposición Iberoamericana de 1929.


Ángel Vela Nieto

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion