Ceramistas y retablos en la calle San Jacinto

Callejeos, Triana

Antes de continuar estos Callejeos hacia la derecha fijaos en el panel de azulejos que está colocado en la esquina de la calle Alfarería por donde habéis salido, el cuarto de la serie de Alfonso Orce. Aunque no es un sitio muy adecuado, incluso está semioculto por una señal de tráfico, su ubicación es obligada al ser el sitio donde estuviera la casa del ya mencionado en estos Callejeos Manuel Carriedo Pérez.

Fue colocado en abril del año 2010 por la Asociación Cultural y Artística de Triana para recordar a este santanderino industrial de la loza y la cerámica con fábrica al final de la avenida de Coria, quien fuera teniente de alcalde del Ayuntamiento y delegado en Triana (alcalde de Triana). Se le recuerda como un hombre comprometido con el barrio, intentando desde el Ayuntamiento y de forma particular favorecer siempre a los más necesitados. Incluso se hizo merecedor de que el consistorio cambiara el tradicional nombre de esta calle por el suyo, llamándose calle Manuel Carriedo a partir de 1911.

Emilio Jiménez Díaz escribió en su blog Desde mi Torre Cobalto una reseña de Carriedo, de la que destacamos este párrafo:

Carriedo se desvivió de una manera especial por los necesitados: buscándoles empleo, medicinas, alimentos, viviendas, higienizando sus corrales y casas de vecindad y llevando en barcas a los más necesitados, cuando las célebres riadas, mantas, víveres, ropa y el pan diario de las tahonas del arrabal.

Y a pesar de la oposición de las principales familias del gremio de la cerámica, como eran los Mensaque, Ramos Rejano y Andrés Fernández, así como de los dominicos de la iglesia de San Jacinto, su nombre permaneció rotulando esta principal calle de Triana hasta su muerte, acaecida a finales de 1930. Durante la República se le rotuló con el nombre de Carlos Marx, volviendo la calle a su nombre tradicional en 1936.

Nuestros Callejeos deben continuar hacia la derecha, ya en sus últimos metros, en dirección a la iglesia de San Jacinto que al fondo veréis tras un inmenso ficus. Pero antes fijaos en la pared del edificio que sobresale a vuestra izquierda. En ella podréis ves un gran retablo cerámico de la Virgen de la Estrella Coronada. Se trata de una reproducción de otro colocado por la hermandad del Rocío de Triana en 1999 para conmemorar la coronación canónica de María Santísima de la Estrella, que se tuvo que quitar en 2015 al realizarse unas obras en la fachada. Ambos retablos fueron pintados por Antonio Hermosilla.

Justo debajo veréis otro de los paneles cerámicos de la serie de Ángel Vela, el único que nunca debió querer redactar. En esta ocasión se colocó en recuerdo de Alberto Jiménez-Becerril y a su esposa, asesinados por ETA en enero de 1998:

En este gran pueblo que es

 Triana dentro de la gran

 ciudad de Sevilla, a Alberto

 Jiménez Becerril Barrio,

 teniente de Alcalde de Triana,

 y su esposa Ascensión García Ortiz

 como recuerdo a la labor realizada en beneficio

 de los trianeros de cuyo barrio siempre

quisieron ser hijos adoptivos

 Triana, un día de la velá de 1998

 

Callejeos por Triana

 

Ambos paneles cerámicos están instalados en el edificio donde se encuentra el Bar Patio San Eloy Las Columnas, arraigado en esa esquina con la calle Rodrigo de Triana desde hace años y donde tiempo atrás se ubicara un salón de billares, futbolines y ping-pong llamado Billares Triana.

Y aunque esta calle dedicada al marinero que viera tierra por primera vez que empieza en esta esquina no toca recorrerla en esta primera parte de Callejeos por Triana, entrad en ella unos metros y deteneos junto a la casa número 3, donde veréis una placa cerámica colocada a iniciativa de los antiguos tertulianos del Bar El Ancla de la calle Pagés del Corro, en el sitio donde vive el bailaor Manolo Marín y en la calle donde tuviera su academia de baile.

A pesar de haber actuado por infinidad de escenarios de todo el mundo y haber montado numerosas coreografías para televisiones y compañías de danza en España y el extranjero, la docencia fue siempre su pasión y por eso aún sigue viajando para enseñar el arte que atesora.

La mayoría de los mediodías de los sábados lo podréis ver charlando animadamente con sus amigos de la Tertulia El Ancla en la cercana Abacería La Alboreá, en el número 28 de esta calle, donde el grupo se sigue reuniendo en la actualidad para hablar de lo divino y de lo humano, del paso de la vida, de los amigos, de la historia de Sevilla, de los nuevos proyectos, del arte y del flamenco, y sobre todo de su Triana del alma.

La Alboreá se sitúa justo enfrente del número 33 de la calle San Jacinto: La Casa de los Mensaque, actualmente sede de la tenencia de Alcaldía del Distrito Triana del Ayuntamiento de Sevilla.

 

José Javier Ruiz, del  libro Callejeos por Triana.

 

— Más Callejeos por Triana 

Compra el nuevo libro de Callejeos por Triana enviando un correo al autor  aquí .  (Y pídele que te lo dedique)

 

Presentación Callejeos por Triana. Segunda parte

Cubierta de Callejeos por Triana. Segunda parte.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion