De cuando Triana era zona industrial

Cerámica, Fábrica, Mensaque, cerámica artística,

Triana, 1927.

La importancia industrial de Triana era tal que el ministro de Trabajo visita una de sus fábricas, la de cerámica de Mensaque, Rodríguez y Cia., el llamado “Tejar del reloj”, en la calle Evangelista. Le acompaña el alcalde y el comisario de la Exposición Iberoamericana, Cruz Conde; recorren los distintos departamentos y se fotografían con las operarias pintoras de azulejos.

Y la noticia que más celebraría este pueblo es otra inauguración, un lugar para soñar: el Teatro-cine Rocío en la calle del mismo nombre que antes sólo visitaban los que iban a echar una carta, porque en ella se encuentra la estafeta de Correos. El año se despedía con este regalo para un personal que sabía de teatro y que anhelaba disfrutar de su propia sala cinematográfica. El antiguo Teatro Rodero, escenario más para actores aficionados que profesionales, se deja seducir por el avance cautivador de “los cuadros”.

 

Ángel Vela Nieto