Diccionario trianero

Este trabajo se empezó a publica en la revista «Triana» en 1988. Era la idea llamar la atención de la relevancia de este costado de la ciudad ante la postura de olvido de los extraños directores del proyecto de la Expo y, también, de nuestro Ayuntamiento, testigo mudo del costoso trajín de la Cartuja, sitio, por otra parte, perteneciente a la collación de Santa Ana, o sea, trianero de toda la vida. Fue una tarea ardua e inútil, pero nos sirvió para darnos cuenta del inabarcable valor de la vieja puebla. Es importante que se tenga en cuenta el año en que escribimos esto y que vamos a respetar…

LETRA A

Abacería.- Hasta la época de los supermercados, superada por la actual era de los hipers, y a pesar de la plaza de abastos que disfrutan los vecinos de Triana, las viejas calle estuvieron regadas de domésticas tiendecillas a las que desde muy antiguo se denominaban abacerías, por expenderse en ellas, además de habas, de donde deriva el nombre, aceite, vinagre y legumbres secas.

Abades.– Calle que Justino Matute cita como existente en el siglo XV por un documento en el que se decía: «… a las cuales aplicó unas casas en Triana en la calle de los Abades».

Abadía, Emilio.- Nacido en el número 67 de la calle Betis el 26 de enero de 1903. Emilio Abadía López es uno de los nombres importantes de los cantes de Triana, y como hombre del barro, se afilió a la dulzura de los sones alfareros. Estudió Dibujo y Modelado en la Escuela de Artes y Oficios, trabajó en un tejar y en un taller de figuras religiosas. Desde niño destacó en su forma de interpretar los cantes, iniciándose como profesional en la troupe de El Cojo de Málaga en 1929, pero sólo para descubrir que no beneficiaba a su ánimo la trashumancia, acostumbrado -el cante en Triana era otra cosa- a la sedentaria paz familiar y las hondas emociones de los cuartos de cabales. No obstante, llegó a grabar varios discos que hoy resultan curiosidad documental. De casta le venía a Emilio Abadía, pues entre sus ascendentes se encontraba el gran Fernando el de Triana.EMILIO-ABADIA

Su tocayo Emilio Jiménez Díaz lo entrevistó para El Correo de Andalucía en junio de 1985… «Siento a Triana como nada, prueba de ello es que con la edad que tengo me vengo aquí todos los domingos (…) En Triana se ha cantado por todos los estilos, aunque las verdaderas raíces nunca se han encontrado. Letras he cantado muchas, por un estilo u otro…». Nosotros escogemos ésta:

Cien años después de muerto

y de gusano comío,

tendrán letreros  mis huesos

diciendo que te he querío.

continuará…
Ángel Vela Nieto

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion