El inventor de automóviles de Triana

Francisco-Gaitán-destacado-640x280Francisco Gaitán, el inventor de automóviles de Triana

Reproducimos aquí este interesante artículo de Sevilla Directo referido a uno de nuestros vecinos.

Se cumple el noveno aniversario del fallecimiento de este trianero, que durante 60 años fabricó automóviles como el “Auto-Tri”.

Nacido en 1915, en el número dos de la calle Betis, empezó desde muy pequeño a vender caramelos y quincalla, para poder ganarse la vida, por las calles de la pequeña localidad sevillana de Benacazón. La vida, le hizo que acabará vendiendo poco tiempo después huevos. Y aquí es cuando apareció su faceta de inventor. Como tenía que portar los huevos en una cesta, donde se le rompían, decidió crear un soporte hecho de cartones y cola, que aún se usa, solucionando así su problema.

A los 19 años, tras el fallecimiento de su padre, “Paco” como era conocido amigablemente, heredó el trabajo de su padre, cargador de sacos de cemento en el muelle. Tras ahorrar dinero con este forzoso trabajo, en 1936 con 21 años, consiguió abrir su deseado negocio en la céntrica calle Carlos Cañal número 10: el taller “Construcciones Gaitán, S. L.”. La empresa inició sus actividades con un taller de reparación y alquiler de bicicletas.

Logotipo de "Construcciones Gaitán S.L"

En este taller, que mantendría abierto durante 60 años (hasta 1996), es donde llevó a cabo sus mayores inventos automovilísticos. Pronto inventó el triciclo de reparto, el cual lo implantó su vecino de la acera de enfrente “Plácido” a su flotilla de carrillos de alquiler, teniendo gran acogida por parte del usuario, según recogen medios de la época. Con los años perfeccionó modelos de bicicletas a motor. Durante la guerra y la posguerra construyó camas de hospital, mobiliario de campaña o incluso vehículos para personas con discapacidad con y sin motor, mirando por el gran número de personas que quedaron discapacitadas por las consecuencias del golpe de estado franquista y la posterior Guerra Civil, para que pudieran pasear de nuevo por las calles de Sevilla sin problemas. Implantó el poliéster en estos automóviles para personas con algún tipo de discapacidad, algo que por aquella época fue novedoso.

Auto-tri

De todas sus invenciones, sin duda, su joya de la corona sería el ‘Auto-tri’ (‘tri’ en homenaje al barrio de Triana), un interesante prototipo de micro-coche de tres ruedas, que fue presentado en versiones de turismo, comercial e incluso como ambulancia, destacando como un modelo con carrocería tipo “huevo”, que no llegó a comercializarse. Se presentó en Sevilla en noviembre de 1953, y en Madrid en diciembre del mismo año. El noticiario oficial del régimen franquista, el NODO, se hizo eco de esta noticia y ofreció un reportaje de su presentación en Madrid. Según describía el mismo, Paco Gaitán creó dos diseños del automóvil, uno de una plaza y otro de dos. Poseía un motor de un caballo y cuarto. La carrocería podía transformarse en semifurgoneta, utilizarse como ambulancia, con una camilla reglamentaria, podía repartir correo o usarse con fines militares. Era descapotable. Alcanzaba una velocidad máxima de 60 km/h en llano. Y lo que era más noticioso para el NODO, que se podía fabricar con herramientas puramente nacionales. Su modelo comercial era para carga de hasta 300 kilógramos.

Poseía un motor de Villiers (marca española, con sede en Barcelona, que se creó en 1951 y se disolvió a mediados de los 60 por la crisis en el sector de la motocicleta) de 125 centímetros cúbicos que le hacía alcanzar una fuerza de 2 1/2 HP. Con motor de cuatro tiempos y tres velocidades. Su precio era de 20.500 pesetas (123,21 euros), equivalente al de una máquina de tres caballos y medio. Para que se hagan a la idea, en esa época, un SEAT 600 costaba 45.000 pesetas (270 euros), una televisión 6.000 pesetas (36 euros) o una máquina de escribir 5.600 pesetas (33 euros), siendo el sueldo medio de los trabajadores de aquella época de 13.000 pesetas (78,13 euros).Según narra su hija, el Ministerio de Industria aceptó el proyecto para comercializar el ‘Auto-tri’, pero a pesar de las buenas intenciones por parte de los organismos oficiales de la dictadura, “el Marqués de Villaverde, el yernísimo introdujo la Vespa en España y él, un trianero, un andaluz, siendo los andaluces los que nos hemos llevado siempre la peor parte hasta ahora, pues resulta que le dieron de lado a mi padre totalmente”.  Su hija recuerda que esto originó que se decantaran por esta famosa motocicleta extranjera en lugar de la fabricación hecha en el corazón de Sevilla. Por lo que, el famoso ‘Auto-tri’ se comercializó a pequeña escala por encargo de particulares, sobre todo de las Islas Canarias como recuerda su hija. Desde el extranjero, el comprador más destacado de este vehículo fue el célebre actor Anthony Quinn. Al realizarse de forma artesanal, el precio era algo elevado, por lo que solo las personas más pudientes podían adquirirlo.

En 1958 patentó un carro para la recogida de basura, creando un nuevo “auto-tri” llamado “Carro Tris-portín”, en referencia también a Triana. Este modelo se distribuyó a varias localidades del territorio español de las provincias de Sevilla, Huelva, Cádiz (en Chiclana o Jerez de la Frontera), Jaén (en localidades como Arjona), Badajoz (en Don Benito), Ávila, Ciudad Real, Segovia, Gerona, Madrid e incluso en Tetuán (Marruecos).

Anuncio de "Construcciones Gaitán" aparecido en ABC en febrero del 58

Así ese mismo año, el Ayuntamiento de Sevilla informó que se le había adjudicado un “concursillo” a la empresa para el suministro de “auto-tri” y 60 carrillos tipo “Lisboa” por un valor de 37.465 y 225.000 pesetas (225,17 y 1.352,28 euros respectivamente) destinados al Servicio de Limpieza.

Llama la atención también en sus creaciones, lo pintoresco de algunas, como por ejemplo la ‘flauta Gaitán’, que consistía en una bicicleta de carrera de acero sueco que pesaba muy poco, que cuando alcanzaba cierta velocidad, al ir incrustada la flauta en el cuadro sonaba.

Durante los años de mayor prosperidad económica de la empresa, llegó a tener contratado hasta 50 trabajadores, según recuerda su hija. Además, nos afirma que “fue un adelantado a su tiempo ya que decidió contratar por su cuenta a varios trabajadores con minusvalía para elevar su autonomía social y su autoestima” cuando por ley no era obligatorio contratarlos “ni existía esa conciencia social” con las personas con discapacidad.

Durante varios años de la década de los 50 podían verse puntualmente sus anuncios en el periódico ABC, anunciando entre otras cosas sus automóviles o sus stands en la Galería Exposición de Industria y Comercio o su stand en la Feria de Sevilla, donde mostraba al público su famoso “Auto-tri”, en la cual fue reconocido con varios premios por su invento.

Además de por crear estos automóviles tan peculiares durante tantos años, a Francisco “Paco” Gaitán también se le conoce por sus otras actividades que realizó a lo largo de su vida: por sus dotes de pintor, creando obras sobre lienzo y cerámica, exponiendo su obra en la Casa de las Columnas, cuando tenía más de 80 años; por ser miembro de la Comisión de la Velá de Triana que presidió Aurelio Murillo durante muchos años; por sus dotes deportivas, quedando segundo en septiembre de 1952 en la “gran prueba de regularidad para bicicletas con motor Sevilla-Barcelona” organizada por el programa deportivo “Campeones” de Radio Nacional de España, emisora de Sevilla, quedando a 31 segundos del ganador, o practicando el boxeo; fue patrocinador de un equipo ciclista; o recibió el premio al Sevillano del Año en 1976, año en el cual recibió también un premio nacional del Ministro de Trabajo.

Recientemente, en mayo Triana le rindió homenaje a Francisco Gaitán dedicándole un jardín en el arrabal. Además uno de los tramos del carril bici sevillano se inauguró recordando su nombre.

La conocida periodista de Canal Sur, Nuria del Saz, que este verano ha sido homenajeada como ‘Trianera del año’, es nieta de Francisco Gaitán.

Fuente: Sevilla Directo

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion