El Mercadillo de San Martín de Porres

Callejeos por Triana

La plaza de abastos de San Martín de Porres, como la llaman muchos trianeros, abrió en 1960 como una simple construcción de citara de ladrillos y techos de uralita, donde colocaron sus puestos los primeros tenderos de aquellos años. Se le conoció como El Mercadillo para diferenciarlo del Mercado del Altozano, y en poco tiempo se convirtió en nexo de unión de los habitantes de las nuevas barriadas que habían ido creciendo al amparo del muro de defensa. Y además de los vecinos de los antiguos Barrio Voluntad y Barrio León, comenzaron a ir a comprar a la Plaza de Abastos de San Gonzalo los nuevos habitantes del Tardón, el Turruñuelo, la Barriada del Carmen y de La Dársena, núcleos poblacionales que ahora son llamados la Triana Exterior.

En 1981 se echó abajo el viejo mercadillo y se construyó la actual plaza de abastos, mercado más moderno y cómodo, pequeño si lo comparamos con la plaza de Triana –de esta forman llaman en San Gonzalo al mercado del Altozano- pero suficiente, familiar y entrañable. Pasead por él y observad a clientes y tenderos, escuchad sus conversaciones, sus risas y preocupaciones y porqué no, comprad algún producto. Y no dejad de tomar algo en La Caseta “Der Curro”, único bar del mercado regentado por Paco y Amparo. Sus dueños, además de ofreceros exquisitas tapas caseras entre las que destaca su famoso menudo, os ilustrarán, si les tiráis de la lengua, con historias y anécdotas del mercado, como que en su bar tienen parada y copa artistas flamencos como son José Lérida y Chiquetete.

Por las tardes y noches permanece abierta la freiduría de Miguel Serrano, pescadero en este mercado desde hace treinta y ocho años y presidente de los placeros. En su puesto os ofrecerá bandejas de pescado frito y mariscos variado además de sus recuerdos del lugar.

Salid por la puerta principal hacia la Plaza de San Martín de Porres no sin antes fijaros en el retablo de azulejos de la Virgen de la Salud que en ella existe. Fue colocado en el año 1995 por la asociación de comerciantes del mercado para recordar que se constituyeron en donantes de flores del paso de Nuestra Señora de la Salud, como dice la placa que sobre él aparece.

Otro azulejo fue colocado en el año 2004 como agradecimiento de los placeros hacia sus clientas. Merece la pena recordar sus simpáticas palabras:

A Carmen le preguntamos por su hija María Auxiliadora, pues este año hace su Primera Comunión. A Pastora, por su hija Rosario que va a tener una niña que bautizará con el nombre de Rocío. A Esperanza y a Estrella habitualmente le preguntamos por su madre que ya tiene los achaques propios de la edad. Nos interesamos por Patrocinio, por si ha conseguido un buen empleo; a Victoria y a María de la O: ¿Qué quieres que te guarde para mañana?, y a ti, Salud ¿qué quieres que te diga?, llévate lo que quieras de mi casa, mi puesto es tuyo.

 

Cabe la duda de saber si se refieren a clientas verdaderas o a las Vírgenes del barrio… ¿verdad?

Una vez en la calle estaréis en la plaza dedicada a San Martín de Porres, el fraile dominico peruano del siglo XVI llamado popularmente Fray Escoba. Fue dado a conocer en Sevilla en la década de los años cincuenta por el cura del convento de San Jacinto, Bienvenido Arenas, en sus sermones y programas en Radio Sevilla. En el año 1962 lo canonizó el Papa Juan XXIII, haciéndose tan popular que incluso se rodaron varias películas con su vida.

(Continuará)

José Javier Ruiz, del  libro Callejeos por Triana.

 

— Más Callejeos por Triana 

Compra el nuevo libro de Callejeos por Triana enviando un correo al autor  josejavierruizp@gmail.com .  (Y pídele que te lo dedique)
Presentación Callejeos por Triana. Segunda parte

Cubierta de Callejeos por Triana. Segunda parte.