EL PATIO DE LA VIRGEN DE LA SALUD

Se ha vuelto a cumplir la luna
y en medio de pleno verano
se disputa un mano a mano
entre el gozo y la hermosura.

Y ni el sol de la mañana
al ver su cara tan pura
a dudado en coronarla
para ser reina absoluta.

Fuente de todas las gracias
que derrocha agua impoluta
para la sed de mi garganta
que hoy te aclama en esta lucha.

Que la virgen de la Salud
ha bajado esta mañana
y no piensa irse al cielo
hasta curar todas las almas.

Que es la divina enfermera
de Sevilla y de Triana
es el agua clara y fresca
que reclamo cuando faltas.

Es un destello de luz
que se queda cuando pasa
es tesoro que guardo en vilo
en el patio de mi casa.

Las vecinas la presienten
y a su cita no faltan
hoy no existen los dolores
ni de rodillas ni de espalda.

Hoy es el día de la Virgen
la del rostro de porcelana
y parece hasta mentira
tan mayor y tan lozana.

Hoy es el día de la Virgen
y el barrio León lo aclama
parece que otra vez brota azahar
de los naranjos que lo enmarca.

Y es un patio de Castilla
el patio  de la soberana
con cacharros alfareros
ha puesto la Virgen su casa.

Una fragancia de nardo
aroma toda la estancia
que me lleva hasta la gloria
cuando entro y tu me llamas
que hoy es el día de la Virgen
de la Salud de Triana.

Luis Gallardo Cerrejón

Foto: Jesús Daza