Especial Semana Santa: A mi Señor de las Tres Caídas

Tres Caídas de Triana

ABRUMADOR PESO

 

 

El peso abrumador de ése Madero

estremece tu Pecho ensangrentado,

qué amarga visión la que yo siento

al verte pasar sólo un momento,

y mantener mis ojos tan cerrados,

pensando no querer saber

nada de Ti y tu sufrimiento.

Morderé de nuevo tu costado

cuando cruces Triana hacia Sevilla,

y ese silencio que ahora te acuchilla

gritará en la voz de mis pecados…

¡Señor! ¿qué hacer? Si quiero amarte,

y ayudarte si es posible en tu caída,

y no permitas que mi mente escondida

se niegue tantas veces a escucharte.

Recorre Tú, mi ser, de parte a parte,

y encuentra en mi vida ese sendero,

camino de Amor en el que quiero

conseguir cada día saludarte,

y decirte tiernamente que te quiero.

¡Entonces volaré contigo

por la tierra Sevillana,

y en tu Caída, ya vencido,

yo seguiré siendo tu amigo

en Sevilla y en Triana.

 

 

Foto: Jesús Daza

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion