Iluminación más ecológica para el puente de Triana

El puente de Triana tendrá una nueva iluminación más ecolóogica que supondrá un ahorro de 3.874 euros al año en la factura eléctrica y la reducción a la mitad de las emisiones de dióxido de carbono a través de la tecnología LED de las 114 nuevos lámparas. Se trata de la primera actuación que se realiza sobre la luminaria artística de este espacio desde hace 26 años, previamente a la Exposición Universal de 1992.

La Gerencia de Urbanismo ha sustituido los 114 proyectores por otros que son un 51 por ciento más eficientes, lo que supone un ahorro de 3.874 euros al año en la factura eléctrica, y una reducción a la mitad de las emisiones de dióxido de carbono. Hacía 26 años, desde antes de la celebración de la Exposición Universal de 1992, que el Puente de Triana no era objeto de ninguna intervención en su alumbrado artístico. Dotado de 114 proyectores con lámparas de halogenuro metálico, estos sistemas generaban un alto consumo eléctrico así como unos elevados niveles de emisiones de CO2 a la atmósfera. Además, el tiempo transcurrido desde su colocación y su permanente exposición a la intemperie había ocasionado el completo deterioro de estos elementos.

Por tanto, en la línea de las acciones de renovación y adaptación del alumbrado de la ciudad y también de los monumentos que desarrolla la Gerencia de Urbanismo, este organismo ha procedido en las últimas semanas a renovar la totalidad de la iluminación de este puente, a través de la sustitución de los 114 proyectores existentes.

Algunas de las ventajas de los nuevos focos instalados, de tipo LED, son que consumen un 51 por ciento menos que los anteriores, lo que equivale a un ahorro para las arcas municipales de 3.874 euros al año en la factura eléctrica. Asimismo, con esta instalación se consigue reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera a la mitad. Por otro lado, los nuevos focos tienen también un mejor rendimiento lumínico, si bien proporcionan exactamente la misma tonalidad e intensidad de luz, que los precedentes, por lo que el efecto de la iluminación es el mismo que antes. Finalmente, desde el punto de vista de la conservación, estos elementos cuentan con una carcasa de aluminio más resistente que los anteriores, que tenían una envoltura plástica, lo que los hace más perdurables en el tiempo.

La nueva iluminación del Puente de Isabel II se suma a otras actuaciones de mejoras en el alumbrado viario y artístico de la ciudad, realizadas recientemente por la Gerencia de Urbanismo, tales como la renovación del alumbrado de la Avenida María Luisa, la Avenida Andalucía, barrios de Torreblanca y León, o la nueva iluminación de la Glorieta de los Marineros Voluntarios. El denominador común de todos estos trabajos es la sustitución de las antiguas luminarias, obsoletas, descalificadas e ineficientes, por otras tipo LED más eficientes y resistentes, para asegurar una mayor vida útil y un mayor ahorro energético.







Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion