INUNDACIONES EN TRIANA (Apunte)

río guadalquivir

 

No hay nada más trianero que el puente. Pero el puente se debe al río y sin él, como es natural, no existiría.  Este Guadalquivir jocundo, el “Flumen Nostrum” de la gente nacida en este lado, alumbra Triana y Sevilla y es raíz de todo cuanto amamos. También ha sido origen de calamidades y catástrofes en nuestro barrio y de mucho sufrimiento a sus habitantes. Raro era el año en que nos librábamos del agua dentro de nuestras casas.

El problema es que el río discurría de esta manera:

El grabado está bastante idealizado, ya que la calle Evangelista, con apenas cuatro casas, parece comenzar en Pureza. En realidad se llamaba Camino de San Juan, y como puede apreciarse, se prolongaba en el campo hacia Tomares y San Juan de Aznalfarache.

Lógicamente, cuando el río venia crecido, las aguas se acumulaban en esos meandros, no corrían y tendían a salir de su cauce.

Eso se resolvió en parte con la corta de Tablada, diseñada por el ingeniero Luis Moliní, que dotó al Guadalquivir de más profundidad y un caudal más intenso, con lo que también  mejoró la navegación.

Una serie de datos e imágenes de las inundaciones que asolaban Triana durante el XIX y el XX.

Lógicamente, se trata del puente de barcas.

Y en 1804, lo mismo.

El rio castigaba igual a Triana que a Sevilla, aunque el recinto amurallado estaba más protegido, ya que los espacios (puertas y postigos) por donde entraba el agua eran más reducidos. En el postigo del aceite pueden todavía verse dos mármoles con unas hendiduras, donde se introducían tablas de lado a lado, con brea y telas, para impedir, en lo posible, la avalancha.

en 1861, con el puente de hierro construido y en pleno uso, corrieron peligro sus basas, a causa de las avenidas

Las riadas entre 1297 y 1877, fueron recopiladas en el libro de D. Francisco de Borja Palomo “Historia crítica de las riadas o grandes avenidas del Guadalquivir en Sevilla”

Una extraña reseña en La Vanguardia; habla el barrio de San Fernando ¿será San Bernardo? y de una anchura del rio de hasta 40 km. Ni el Amazonas.

En 1892, con el pretil construido, la calle Betis inundada.

1895 28 de noviembre. La Unión católica

Terrible 1895. Ese año fue el año más sonado. La reseña es de Noviembre, sin embargo, entre Enero y Diciembre el rio se revolvió contra la población hasta seis veces; la paciencia y la resignación de la gente más humilde, debieron ser infinitas.

CHAPINA ALREDEDOR DE 1900
La misma perspectiva, en la actualidad

Durante el siglo XX vinieron las peores. en Febrero de 1912

Octubre de 1913, Diciembre de 1916, Febrero-Marzo de 1917.

En 1918, desde la prensa se echa en falta obras públicas que contribuyan a la defensa de las riadas.

Diciembre de 1925, Febrero de 1926

El Barrio León en 1926 y en la actualidad

Noviembre y Diciembre de 1927, Marzo de 1928, Noviembre de 1932, Enero, Noviembre y Diciembre de 1933, Enero y Febrero de 1936.

La Vega de Triana

¿CHARCO DE LA PAVA, MI ARMA?

El charco de la pava no existe. Era el nombre de una venta que había en la Vega. Por lo tanto, dada la generalización de la tendencia de llamar, incluso en planos, a esa zona de esa manera, debemos referirnos a ella como VEGA DE TRIANA.

Venta el charco de la pava, hoy desaparecida. Estaba situada en la Vega de Triana.

Durante los años 1946 a 1949 se acometieron las obras de la corta de la Cartuja, que convirtieron nuestro río en dársena, cerrada en Chapina y controlada por una esclusa al otro lado. Estas obras se prolongaron por las fuertes lluvias, que acarrearon riada también, de 1947. Hubo un intento de desecar la dársena y hacer un gran bulevar. Tela del telón.

1947
Foto del blog de D. Julio Domínguez Arjona “La Sevilla que no vemos”

También hubo inundación y de las gordas en 1961, pero en este caso se libró Triana, porque  el agua llegó del otro lado, al ceder el muro de contención del arroyo Tamarguillo, que corría por donde actualmente discurre la Ronda del mismo nombre, a la altura de San Pablo.

Dedicado a mi hermana Mercedes, la que mejor baila los tangos.

José Luis Tirado Fernández