Juan Díaz de Solís y Triana.

Juan Díaz de Solís

Las calles de Triana

Mas de una vez nos hemos preguntado por los personajes que figuran en los rótulos que denominan las calles de nuestras ciudades y especialmente las de nuestros barrios que son las que habitualmente vemos todos los días. En Triana también nos encontramos con esa curiosidad de saber quien son los hombres mujeres que han sido famosos o están vinculados al barrio, bien por su nacimiento o por su labor social en determinadas épocas, también por sus gestas heroicas, científicas, artísticas etc, etc, figurando sus nombres en las calles, plazas y avenidas de nuestro arrabal.

La calle que nos ocupa hoy es una vía urbana que está en el Barrio de San Gonzalo, mas conocido por el Tardón, rotulada Juan Díaz de Solís que va desde López de Gómara hasta Rubén Dario, rotulada en 1955.

 

Juan Díaz de Solís

Este personaje histórico nacido en Lebrija en 1470 y murió asesinado el 20 de enero de 1516 en Punta Gorda actual Uruguay. El año de 1515, día 8 de octubre, Juan Díaz de Solís partió de Sanlúcar de Barrameda, la tierra donde se transforma la uva en caldo dorado y se hace imprescindible en las fiestas primaverales a este lado de Atlántico, al mando de tres carabelas, rumbo a América con el deseo de descubrir un paso hacia el Pacifico al sur de Castilla de Oro y del Brasil portugués. Como muchas expediciones de la época se había preparado en secreto, pero un ingente espionaje portugués termino por descubrirla e intentaron sin éxito, su sabotaje.




Una vez que llega a las costas de Brasil, fue navegando lentamente hacia el sur hasta llegar al Río de la Plata, al que bautizó como Mar Dulce al confundirlo con con brazo de mar de salinidad inexplicablemente baja. Díaz de Solís se adentró en el estuario con una carabela e hizo escala en la isla Martín García, a la que bautizaron así por que allí enterraron a un marinero que falleció a bordo con ese nombre. De vuelta a bordo, comenzaron a avistar en tierra a grupos de indígenas en la costa oriental y decidió desembarcar con siete hombres. Nada mas tomar tierra fueron atacados por un grupo de nativos que los ejecutaron ante las miradas atónita del resto de marinos que estaban a bordo que esperaban en la embarcación. Solo sobrevivió Francisco del Puerto, un grumete que fue rescatado una década después por Sebastián Caboto.
Juan Díaz de Solís
Según algunos historiadores como Antonio de Herrera, los indígenas que atacaron a Solís y sus acompañantes los devoraron. El canibalismo era en la culturas incas y aztecas formaba parte de sus ritos religiosos, en los mayas no tanto. “Salió a Tierra con los que podían caber en la barca. Los indios, que tenían emboscados muchos flecheros, cuando vieron a los castellanos algo desviados de la mar dieron en ellos y, rodeándolos, los mataron, sin que aprovechase el socorro de la artillería de la carabela. Y tomando acuesta los muertos y apartándoles de la ribera hasta donde los del navío los podían ver, cortando las cabezas, brazos y pies, asaban los cuerpos enteros y se los comían. Con esta espantosa vista. La carabela fue a buscar el otro navío, y ambos se “bolvieron” al cabo de San Agustín, adonde se cargaron de Brasil y tornaron a Castilla”. 




 

El 27 de abril de 1517, francisco de Torres junto con el huérfano Juan Cristus, hijo de Díaz de Solís, se dirigía al trianero puerto de “Las Muelas”. Allí lo esperaba el contador de la Casa de la Contratación, Juan López de Recalde, para hacerle entrega de las tres carabelas, Concepción, Trinidad y Santiago.(1)

 

Nota: A la vuelta las naves fueron embargadas por la Corona, pues Fernando el Católico había financiado parte de su construcción.

 

Este es el hecho que refleja e documento adjunto.(1)
Documentación AHPS

 


Fuente: Manuel Mediano en Balcón trianero