Madre…

¿Qué tienes hoy, Madre, en esa carita de Esperanza?

Tus ojos me bailan y mi corazón se agranda.

Bajo tu palio, un deseo, tras tu mirada, el amor de una Madre y ante ti me arrodillo por cuánto amor me regalas.

Madre, hoy no es duelo lo que veo en tu rostro, sino algarabía hechizada.

Vas de fiesta, cruzas el puente mientras Triana suspira ya  por tu vuelta.

Vestidita de Belmonte con tu manto de dragones bailando te van llevando más bella que ninguna, ahí va mi Señora, ahí va nuestra Madre.

Seis varales en cada costado con frondosas esquinas floreadas te señalan. Flores por doquier de rosas y azucenas, gladiolos y calas, liliums y orquídeas, camelias y dendrobios… Un jardín para la Capitana, la más Marinera.

Leva anclas, que suene la música para la Reina de Triana y bailo contigo, Madre, la primera chicotá con Esperanza de Triana coroná.

A Sevilla te llevan, a jalear a la más hermosa, a la Madre de Dios.

Vas a Sevilla, ella te espera para rendirse a tus pies y mirarse en tus ojos de Madre serena, por siempre amorosa.

Marineros, salid a la calle, Madre ya está en ella, por Pureza y Altozano, Puente de Triana, Reyes Católicos, Santo Ángel, Velázquez, Tetuán, Placentines, Alemanes y Puerta de Palos… Que tañen y repiquen las campanas para Triana y Sevilla entera.

Suave incienso te perfuma caminando por Sevilla, la catedral te espera y yo, desde la distancia que nos une, beso por donde Tú vas.

Vuelve, vuelve pronto, Triana queda muda con su Madre en la lontananza.

 

 

MªÁngeles Cantalapiedra, escritora. VI centenario de la fundación de la Hermandad

#Sevilla…Gymnopédies @Mujeres descosidas #Al otro lado del tiempo

 


Foto: Jesús Daza

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({
google_ad_client: “ca-pub-9584460334600860”,
enable_page_level_ads: true
});

 

 

 

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});