Monumento a los alfareros de Triana

Junto al Callejón de la Inquisición, en el barrio de Triana, existe un pequeño monumento que llama la atención por su sencillez y por su modernidad. Es un artilugio con cuatro caras recubiertas de azulejos de colores sobre las que hay escritas algunos versos.

Este artilugio descansa sobre cuatro bolas de acero en cada una de las cuatro esquinas. Sobre él hay una representación de un niño haciendo las funciones de alfarero acompañado de un horno de ceramista.
En una esquina inferior se puede leer la siguiente dedicatoria: “En reconocimiento a los alfareros y ceramistas y al cante por soleá de Triana”.
Triana ha sido lugar donde se ha fabricado cerámica de la mejor calidad y de dónde han salido los mejores cataores de flamenco. Por esta razón, en un sólo monumento se unen lo mejor del barrio: la alfarería con el cante flamenco.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion