Nos detenemos en la Plaza de San Martín de Porres

Cacharritos, calesitas, Plaza de San Martín de Porres

Antes de proseguir por esta bulliciosa plaza es obligado detenerse delante del Autódromo Infantil León que veréis a vuestra derecha.

(…)Son las 8 de la tarde. El tío de las calesitas le acaba de quitar a su atracción de feria las lonas que la cubren, del color calle Pureza de los capirotes de la Esperanza. Hace cincuenta años que todas las tardes enciende estas luces de colorines, les quita el polvo a los bancos de las esquinas, donde los padres ven pasar a los niños girando una y otra vez sobre la miniatura del coche de Fernando Alonso, sobre los vieneses caballos del subibaja del carrusel (…)

(…) Como un reloj por el que no pasara el tiempo, las calesitas del Tardón giran y giran, acompasadamente, como el tic tac del corazón de la memoria, en cuanto estas tardes de calorina y flama dan las 9 y viene la primera fresquita con la marea del río. Giran las calesitas como agujas de un reloj por el que el tiempo no pasa (…)

 

De esta forma homenajea el periodista y escritor Antonio Burgos, en el periódico ABC del día 25 de agosto de 2008, a las que él llama Calesitas del Tardón y en Triana le dicen Calesitas de Luis, de Luis León, el padre del actual propietario, justo cuando cumplían cincuenta años paseando a generaciones de niños del barrio.

Uno de aquellos críos, Agustín Pérez González, le dedica estos versos en el capítulo que escribiera en el libro titulado La defensa de Triana editado por el Ayuntamiento de Sevilla en el año 2015:

Que sigo siendo aquel niño

que atravesando los liños

de la huerta colindante,

se acerca con su flamante

peseta color de oro:

ese auténtico tesoro

que permitía ser bombero,

aviador o cochero

soñando por cada poro.

 

Cerca de un cuarto de hora

me costaba decidir

en qué aparato subir

mientras sufría la demora.

 

Toda aquella encantadora

retahíla de ilusión

hoy me llena el corazón,

y el alma se me derrama

cuando paso y me reclama

el Autódromo León.

 

La plaza San Martín de Porres linda con la Barriada San Gonzalo que se sitúa al otro lado de la avenida Alvar Núñez, popularmente conocida como El Tardón, un gran polígono residencial que vino a paliar la gran necesidad de viviendas que Sevilla tenía al llegar la década de los años cincuenta.

Fue promovida por el Instituto Nacional de la Vivienda y proyectada por un grupo de arquitectos encabezado por José Fonseca como bloques lineales paralelos, muy de moda en toda Europa en aquellos años de postguerra, proyecto basado en la racionalidad y el funcionalismo que garantizaba unas buenas condiciones de habitabilidad.

Al parecer el nombre de El Tardón proviene de una casa de monjes basilianos que estuvo asentada en estos terrenos y que procedían del monasterio del Tardón fundado en Hornachuelos en el año 1556, en unos montes poblados de cardos, llamándose primitivamente del Cardón, degenerando después a Tardón.

Hoy día es una de las zonas más populares y auténticas de Triana, donde han nacido artistas de la canción como es Isabel Pantoja, flamencos como Chiquetete, Manuel Molina y la Lole y humoristas de proyección nacional como son Los Morancos.

Ángel Vela reseña sus recuerdos del barrio del Tardón en su capítulo del libro La Defensa de Triana de la siguiente forma:

A mediados de los años cincuenta empezábamos a enterarnos de amigos que se mudaban a sus flamantes pisos: el primero fue Curro Vega, hijo del torero Vicente Vega Gitanillo. Por él conocimos por fuera y por dentro un lugar tan distinto de nuestra Cava de los Civiles; entramos en su casa y jugamos en las explanadas inmediatas (…) la mezcla de gente de todo tipo provenientes de las viejas casas del centro, de otros barrios que sufrían la desaparición de corrales o de su masificación; de pueblos cercanos o lejanos huyendo de la miseria rural… este conglomerado de orígenes le dio al Tardón su propia identidad (…)

 

En la Plaza de San Martín de Porres, junto al mercado, está situado el Centro de Salud Amante Laffón, conocido en toda Triana como el Ambulatorio del Tardón.

 

Ambulatorio Amante Laffón, Triana

 

Fue en octubre del año 1964 -cumplía el autor de estos Callejeos seis meses de vida- cuando vino de Madrid el subsecretario de Trabajo, don Ricardo Gómez Acebo, para inaugurar el primer ambulatorio de la Seguridad Social de Triana. Había sido construido en los terrenos ocupados por la estructura de un proyecto fallido de colegio que el barrio bautizaría humorísticamente como Hotel Guitarra, al ser ocupado por indigentes, la mayoría gitanos, que todas las mañanas salían arrascándose la barriga llena de picaduras de pulgas, en un gesto que parecía que tocaban una guitarra.

El ambulatorio fue dedicado al abogado Amante Laffón, precursor del Retiro Obrero, seguro social creado en 1919 que se cobraba tras la jubilación, y miembro del Patronato de la Vivienda de Sevilla, desde donde lucharía por el bienestar social de la ciudad. Don Amante fue padre del apreciado pediatra Manuel Laffón, director durante muchos años del dispensario de la Gota de Leche y abuelo de la afamada pintora contemporánea Carmen Laffón.

 

(Continuará)

José Javier Ruiz, del  libro Callejeos por Triana.

Compra el nuevo libro de Callejeos por Triana enviando un correo al autor  josejavierruizp@gmail.com . (Y pídele que te lo dedique).

 

— Más Callejeos por Triana 

Presentación Callejeos por Triana. Segunda parte