¿Por qué se engalanó el Puente (de barcas) si no había Velá?

Fernando VII

Puente de barcas

Triana, 1829…

No corrían buenos vientos desde hacía tiempo y el cronista José Velázquez y Sánchez no duda en señalar el bajo concepto de moralidad social y de orden público. Las autoridades no podían refrenar los excesos de una plebe licenciosa entregada a la vagancia y al robo. No estaba el panorama para organizar fiestas públicas de ningún tipo y menos los festejos ribereños de la Velá de Santa Ana.

El rey Fernando VII no soporta la vida de viudo y se casa por cuarta vez siete meses después de la muerte de su tercera esposa celebrándose con tres jornadas de regocijos públicos, Como se trataba de agradar al monarca había que ser consecuente… y, a pesar de que era ya diciembre, Triana lo celebra a su manera: puente engalanado como eje y símbolo y todo el mundo monárquico satisfecho…

Ángel Vela Nieto

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion