¡Qué lejos quedaba la Puerta de Triana!

Puerta de Triana

Sorbito de historia.

Qué lejos quedaba la Puerta de Triana…

En 1816 la Puerta de Triana se decoró, como era costumbre, para recibir a un alto personaje. En este caso fue el gremio y arte de la seda los encargados de engalanarla «colocando en su frontispicio una corona imperial de la que descendía un pabellón armillado en cuyo centro y entre arañas de cristal, descollaba el retrato del rey…».

Sevilla recibía a uno de esos altos personajes, en este caso extranjero, que llegaba desde Triana cuyo puente había sido también embellecido.

La Puerta de Triana estaba entre las más monumentales; había sido construida en 1588 y servía de prisión de nobles y caballeros. Pero ¿qué representaba para los vecinos del arrabal? Lo que había más allá eran edificios y gentes tan ajenas como los de otro lugar más alejado. Ir a Sevilla era todo un viaje, y siempre circunstancial.

Ángel Vela Nieto

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion