Tal día como hoy, la Esperanza de Triana realizó una salida extraordinaria con motivo de la proclamación del Dogma de la Asunción

Aquel lejano 1 de noviembre del año del Señor de 1950, Su Santidad el Papa Pío XII proclamaba en la Plaza de San Pedro en Roma el Dogma de la Asunción de la Virgen María en Cuerpo y Alma al Reino de los Cielos. Mientras aquello ocurría en la Ciudad del Vaticano, Triana celebraba el acontecimiento acompañando a su Esperanza por las calles de su barrio ceramista y alfarero.

Fue aquel día en que Nuestra Madre Santísima procesionó de manera extraordinaria por las calles de Triana, después de pernoctar con la Señora Santa Ana, un acontecimiento inolvidable para los vecinos del arrabal.

Triana reunía en torno la proclamación dogmática de la Asunción de María Santísima en cuerpo y alma a los Cielos a su Virgen, a su tesoro más preciado, Nuestra Señora de la Esperanza, y a la que desde hace siglos reza y pregona como Abuela Santa.

Rincones como Duarte, Bernardo Guerra, la Parroquia de la O y la calle Betís recibieron la visita de la Virgen de Triana, que convirtió en fiesta popular lo que en Roma era solemnidad papal.

Tal fue la implicación del barrio que, promovida por la Hermandad, se consiguió que se rotulara una calle con el nombre de Asunción.

Esta efeméride quedó inmortalizada en este retablo cerámico  colocado  en la calle Covadonga  9, sobre el portal de lo que fue fábrica de tejas y ladrillos «San José». Obra del artista cerámista  Morilla encargado por el entonces mayordomo de la Esperanza de Triana y propietario del inmueble, don José Ruiz Flores.

BENDICIONRETABLOESPERANZADETRIANACALLECOVADONGA1954
Foto: cofrades.sevilla.abc.es

Este azulejo conmemora  que  la Esperanza de Triana pasó por primera y única vez por la calle Covadonga.


Fuente: Hdad Esperanza de Triana

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion