Otro trianero víctima de la Fiesta Nacional

1922

Triana, 1922.

Maera, Chicuelo y Varelito en los carteles taurinos de Feria; en uno los tres trianeros se vieron las caras ante el mismo peligro. Y ante este peligro -el público- iba a sucumbir el valiente Manuel Varé “Varelito”, extraordinario diestro nacido en la Vega de Triana, en una venta del Camino de San Juan (Trianilla se llamaba a esta zona), otra víctima con la que el arrabal contribuía a la Fiesta Nacional.

El público, exigente y nervioso por la reciente muerte de Joselito y la retirada temporal de Juan Belmonte, lo echó encima de los cuernos del toro, así quedó en las crónicas. Un periodista madrileño, contemplando su ascenso, hacía un año que le había dedicado estos ingeniosos versos:

“Varé se apellida usted,/ en caló varé es un duro/ y es tan grande su arte puro/ que vale más de un varé, se lo juro./ En aviyelar parneses/ puede tener ilusiones,/ Varé por sus volapieses/ se hará dueño de millones… de vareses”.

El destino no lo hizo posible.


 

 

Triana, 1922

 

 

Ángel Vela Nieto