Ya lo avisaba “la boca del león”

boca del león

Triana, 1924.

Toda la Vega se arrió en marzo, una vez más; ya lo avisaba “la boca del león“, la línea de S.O.S. de la estación de vapores del Altozano. Y no sólo fue la Vega: Betis, Castilla y la barriada de San José, la del antiguo cementerio, quedaron muy afectadas por las aguas.

En las obras de alcantarillado, aparecen en el subsuelo de la calle Flota una hermosa ánfora árabe de 80 centímetros de altura en perfecto estado, un brocal y cantidad de cerámicas.

De muy cerquita es Gitanillo de Triana que hace su debut en la Maestranza. Toda la Cava se cita en el Arenal porque sabe -y así ocurrió- que ha de regresar a hombros por el puente.

 

Ángel Vela Nieto