Ya vuelves, Madre…

SEVILLA,03.11.18.VI Centenario Esperanza de Triana. de La Catedral a su Capilla. FOTO: MJ LOPEZ OLMEDO. archsev

Te asomaste tímida a tu puerta y paraste unos instantes.

Miraste a tus hijos… Tu humildad se escapaba por los poros de tu manto dragoneo y tus ojitos de chocolate derramaban dulzura.

Unos pasos tan menudos como un suspiro brotaron y el mundo estalló en júbilo, cuetes y aplausos.

La petalá no se hizo esperar y, en una esquina del Altozano, una saetilla colgada de un balcón.

Pero, Madre, ¡qué jarana, qué bulla! te acompaña en este noviembre festivo de ida y vuelta por las calles de Sevilla.

Por Placentines y Alemanes ni un alfiler cabe más, los móviles parecen luciérnagas en una noche de una sola Esperanza,  tos disparan, quieren grabar la esencia de un día para el recuerdo.

Levité cuando alguien, a pleno pulmón, gritó ¡Viva a la Esperanza de Sevilla!, y tus hijos entregados rezaron tu salve marinera “Dios te salve, Reina,  Madre y Capitana. Eres tú nuestra vida, eres nuestra Esperanza y a tus plantas, Señora, se arrodilla Triana…” Y yo añadiría Sevilla entera a tus pies.

Vuelves a casa igual que partiste…, zarandeada, amada y agasajada y, tus hijos, de esquina en esquina, pa verte mejor. No hay lado de tu rostro, de lejos, de cerca, de costado y de frente, a cual más bonito, que no zurzan nuestras miradas pa grabar un instante en nuestros corazones.

Pasan los campanilleros en el Baratillo y tu coro te cantó al salir de Adriano, ¡qué gran día, Madre!

Madre, ¿y esa saeta de Manolo Cuevas, qué me dices? Varada en el tiempo te quedaste en la esquina de Vázquez de Leca y Pureza saboreando aquella voz que te mecía.

Madre, ¡fíjate!, lo vi yo con mis ojos achicados de emoción. Desde Latinoamérica seguían tus chicotás y hasta en USA se cosió a ti.

Ya estás en casa, ya volviste y Triana se alboroza.

¡Qué no te guardan, Madre! Que te siguen paseando por tu barrio, por tus calles… Ya sabes cómo son estos trianeros, de lo suyo gastan y con orgullo muestran.

Ay Triana, trianera, hoy tu asfalto es un beso, es un pétalo, es amor de Esperanza.

 

 

MªÁngeles Cantalapiedra, escritora

#Sevilla…Gymnopédies #Mujeres descosidas #Al otro lado del tiempo

Fotografía extraída del periódico ABC