Manolo el “De la encina”

Manuel Ramirez García, “Manolo el de la carnicería” para los amigos, lleva en el negocio de la carne desde que tenía 19 años.

Al principio, acompañando a su hermano Paco que fue quien emprendió la marcha de este negocio familiar.

Tras gestionar durante años el establecimiento de Juan Díaz de Solís, se ha establecido de forma independiente. Ahora lo vemos en la tienda acompañado de Matilde, su mujer .

Su establecimiento goza de ese carácter tradicional y cercano típico de los puestos de carnes.

Su numerosa clientela aprecia el buen género, la profesionalidad, la experiencia de Manolo y la dedicación con la que atiende a cada cual.

En su interés por dar buen servicio, no solo te corta y vende la carne, si no que si hace falta, hasta te la prepara empanándote los filetes, o haciéndote los “san jacobos” o flamenquines…. Lo que pidan los clientes. Y por supuesto, los pedidos se los puedes hacer también por teléfono.

 

Manolo es muy apreciado por los vecinos. Muestra de ello es que su carnicería es más que una carnicería.

Su tienda es también un centro de tertulia y encuentro.

Es frecuente verlo rodeado de buena gente y buenos amigos que se van con él a acompañarlo.

Además de conversar y echar el rato, si hace falta, le echan una mano:

Que si le van a por no sé qué a la otra tienda, que si llévale esto a tal clienta, que si ve y le dices a mi hermano que…

Su tienda siempre está animada.

De entre los asiduos a la tertulia, solían apuntarse  antaño “Los Morancos” (que como sabéis eran vecinos de la calle).

Manolo comenta con cariño alguna de las anécdotas que ocurrieron con ellos en la tienda. Refiere cómo tenían ya desde el principio un don humorístico propio y cómo se “quedaban de lo lindo” con el personal  -ya por aquel entonces-,  en especial cuando Jorge se hacía pasar por inglés.

A alguno lo tenían tan “engañado” con ser verdaderamente inglés, que cuando por fin Jorge le dijo: “Mira, que no soy inglés, yo soy de aquí de Triana“, el “engañado” comentó: “¡Hay que ver que bien habla español este inglés, se cree que me va a engañar!“.  Muchas risas  Manolo mismo tuvo que explicarle que efectivamente eran de aquí y que se trataba de una broma.

Se da la circunstancia de que cuando “Los Morancos” estaban iniciando su carrera,  la primera vez que les llamaron preguntando por César desde la Cadena Cope (Antonio Herrero), lo hicieron a su tienda y fue él quien cogió el recado.

Por su tienda ha pasado mucha gente y tras 35 años en el barrio tiene muchas anécdotas para contar. Si alguien quiere conocer alguna más, no tiene más que preguntarle.

Y por supuesto, si alguien quiere buena carne y buen servicio.

Le podéis encontrar donde siempre, en su tienda.