Pelay Correa ¿quién fue?

 

Hay en Triana una preciosa calle dentro de la zona más antigua del barrio, la calle Pelay Correa, pero ¿quién fue este personaje cuya historia ha merecido una calle en nuestro barrio?

Don Pelay (o Pelayo) Pérez Correa fue un personaje aureolado por lances, hechos y hazañas extraordinarias, merecedor de renombre y fama inmortal tanto por su diestro uso de la espada, como por su prudencia y sabiduría.

Miembro de una ilustre familia portuguesa, siendo muy joven se trasladó a Castilla para ingresar como caballero en la Orden de Santiago.

Hombre muy devoto y temeroso de Dios a la usanza de la época, fue elegido maestre de la Orden monástico-militar de Santiago en 1242. Con él la Orden conoció su máximo esplendor.

Su capacidad de entrega y su prestigio militar le hizo ser requerido por los reyes de Castilla y Portugal, de modo que entre los dirigentes políticos y militares que acompañaban a Fernando III en la conquista de Sevilla se encontraba el maestre de Santiago Pelay  Correa.

Uno de los mayores logros de su carrera militar aconteció  precisamente en la toma de Sevilla entre otras cosas porque su influencia hizo decidir al rey poner cerco a la ciudad para poder conquistarla. 

Pelay Correa tuvo a su cargo el cerco del arrabal de Triana.

Triana, bien defendida por su castillo, ejercía de Guarda de Sevilla. Provisto de catapultas, pedreras y pasadores, hostigaban las naves y las tropas cristianas.

Don Pelayo despejó la margen derecha del río  Guadalquivir para los ejércitos del rey Fernando, pero quedaban Triana y su castillo, “llave del Aljarafe”.

Conociendo la importancia que tenían tanto el castillo como el arrabal  para Sevilla y que si no lo tomaban no caería la ciudad, el castillo sufrió las celadas y los feroces ataques de las tropas castellanas dirigidas por el maestre durante el largo asedio debilitándolo. Incluso Pelay Correa  junto con el príncipe Don Alfonso, intentaron volar el castillo de Triana valiéndose de una mina aunque sin conseguirlo ya que los moros, que tampoco eran tontos, hicieron una contramina y neutralizaron el propósito.

Tras romper las naves de Bonifaz el puente de barcas el castillo no tardó en ser tomado.

Cuando el  22 de diciembre,  se produce la entrada triunfal de los cristianos en la ciudad, el primer estandarte que ondea es el de la Orden de Santiago y el cual estaba bendecido por el Papa. Pelay Correa llevando en su mano el estandarte de su Orden santiaguista, entra como alférez real en la ciudad de Sevilla, abriéndose paso entre las multitudes asombradas.

Pelayo Pérez Correa alcanzó una fama como caballero de élite casi comparable a la del Cid Rodrigo Díaz.

Afianzó esta fama la leyenda de un milagro, que el maestre habría conseguido con sus rezos a Dios y a Santa María:

Durante el sitio a Sevilla cuenta la leyenda que 270 caballeros con su maestre a la cabeza, se adentraron demasiado en la sierra y les cogió la noche sin haber logrado derrotar completamente a los enemigos. Por mediación de sus oraciones y súplicas pidió a la Virgen que les diera unas horas más de sol y así  tener  tiempo de ganar la batalla trabada con los musulmanes en la actual zona de Llerena. Imploró a la Virgen gritando: ¡Santa María, detén tu día!. La Virgen Santa María le escuchó y mandó detener el curso del día, el sol se paró en el horizonte hasta que consiguieron vencer y expulsar a los moros de aquellas montañas.

En recuerdo de éste y otros hechos milagrosos, se fundará luego el monasterio de Santa María de Tentudía que aún da testimonio del suceso.

También recoge la tradición otro suceso milagroso del que fue protagonista Pelayo  Pérez Correa durante el sitio a Sevilla conseguidos por la fuerza de su fe: el del llamado “Manantial de la Amistad”. Según la leyenda, estando el maestre recobrándose de una herida de flecha enemiga, al no tener agua el campamento en pleno verano sevillano, pasó una sed espantosa, mitigada por la intervención del moro Omar, un médico musulmán que cuidó y curó al maestre.

Cuando por fin D. Pelayo se sintió completamente sano, agradeció los cuidados de Omar y le nombró caballero personal, manteniendo una verdadera amistad. No obstante, esta amistad no era bien vista por algunos y  al poco,  Omar fue asesinado por unos soldados.

Ante la tumba de Omar, don Pelayo rezaba así:

“¡Descansa en paz, amigo Omar, que tu Dios Alá te de la gloria! Ojalá llegue el día en que los hombres puedan vivir juntos, sea cual sea su dios y su color”.

Clavó su espada en tierra y de la brecha brotó un manantial inagotable que aún hoy existe (*). El manantial abasteció sobradamente las necesidades del ejército de Fernando III, pudiendo tener agua durante los meses de asedio a Sevilla sin ninguna escasez.

Si meritoria fue la colaboración de don Pelayo y de la Orden de Santiago con el rey Fernando en la conquista de los territorios andaluces, no menos valiosa lo fue para el sucesor, Alfonso X, quien otorgó a  su Orden de caballería, cartas y privilegios varios.

Don Pelayo Pérez Correa, conocido en Triana como Pelay Correa, está enterrado en el monasterio de Tentudía,  en cuyo muro izquierdo del altar mayor hay un sepulcro con la siguiente inscripción en caracteres góticos:

 “Aquí iace el gran maestre de Santiago Pelai Pérez Correa”. 

Tanto el altar como los laterales están ilustrados con azulejos vidriados mudéjares del artista italiano afincado en Triana, Niculoso Pisano del año 1518.

(*)El manantial está en lo que es hoy Bellavista

Elaboración propia: El Diario de Triana

Artículos relacionados:

Origen de las imágenes:

Fuentes consultadas:

  • Historia de Sevilla. JM de Mena.
  • http://www.zafara.org/amistad/index.htm
  • Don Pelay Pérez Correa y su devoción a Santa Eulalia. M.D. Merino
  • Biografía de Sevilla. S. Montoto

1 Comentario

  1. Solamente una pequeña precisión, el famoso manantial ( uno de los varios descubiertos por las huestes cristianas en el asedio a Isbilia) que permitió a las tropas de Fernando III continuar el esfuerzo para reconquistar la ciudad, en su flanco mas dificil y a mas fuertemente protegido y sus areas de influencia, está hoy día localizado en la barriada llamada de la Fuente del Rey ( y de Pelayo), en la actualidad en el municipio de Dos Hermanas, situada en la margen derecha de la carretera de Isla Menor (conocida hoy como la barriada de Fuente del Rey) y que, en aquellos tiempos, era la parte sur del “campamento cuarto” de las tropas reales y, hoy Cortijo de Cuarto, a poniente del barrio de Bellavista (Sevilla)

Dejar una contestacion