El Señor de las Tres Caídas por Antonio Torres Chía

 
Ansiosa está Triana de tu vuelta a la capilla. Poco tiempo queda para que reines de nuevo en tu barrio. Tu madre, la Esperanza, te echa de menos. Lo mismo le pasa a Rafael, tu fiel centinela que te guiará, si Tú quieres, la próxima noche de Viernes Santo.

Hay un jinete en Triana,

que cruza el puente a caballo.
Una mano en las riendas.
Con la otra, señalando.
Primero la calle Pureza
y luego el Altozano.
Pasa el puente despacio,
al paso, caminando,
esperando que Él levante
de la piedra su mano.
Lleva el madero doliente
sobre el hombro apoyado.
¡Señor de las Tres Caídas!
¡No tardes en volver al barrio!
¡Que si no puedes con el peso
Triana te ayuda a levantarlo!
Manuel Canela Fraile

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion