Triana, catálogo vivo de patios de vecinos.

Triana, Patio de vecinos

Patios de vecinos. La mínima abundancia.

Las palabras patio y corral tienen el mismo significado para nosotros; por lo mismo a los antiguos teatros se les nombraba corrales de comedias y a la casa de vecindad corral de vecinos. Este corral no es más que un gran patio rodeado de habitaciones. Existieron corrales de vecinos gigantescos como el llamado Corral del Conde (calle Santiago) o el Corral Montaño en Pagés del Corro (Cava de los civiles) en un barrio que fue catálogo vivo de estas casas. Y los había de menos chiquillos jugando en ellos, menos palos de tendederos y menos mujeres en el lavadero común; las familias que cabían, pues nunca hubo una habitación vacía. En la estrechez no sólo se unen los cuerpos, también las necesidades, el llanto y la risa. El corral de vecinos sólo presenta a la calle su puerta de entrada y, en casos, algún balcón perteneciente a la casa-tapón casi siempre de doble planta y azotea que disfrutaban una o varias familias que tenían en la escalera y los servicios sus señas de distinción.




En la transformación de la ciudad las primeras víctimas fueron ellos, ocupaban muchos metros cuadrados puestos al beneficio de rentas muy bajas; el abandono, la especulación, el negocio estaba claro. La clase más humilde de la sociedad no podía vivir de otra manea y convivía con las carencias y la incomodidad sin que éstas afectaran a su ánimo y apego a la vida. Y esta efervescencia se apreciaba después de atravesar el sombrío pasillo de entrada, como una explosión vital donde parecía imposible el orden, pero era un mecanismo que tenía que funcionar a la fuerza, y para eso estaba la casera, máxima autoridad con permiso del propietario del “hormiguero”.

 


Había patios de vecinos que fueron conventos y casas señoriales, y estaban los construidos expresamente como corral de arquitectura típica. En su seno se celebraba lo que hubiera que celebrar enfrascados en el mareo del baile, en la felicidad de la existencia.

 

Ángel Vela Nieto