home Conociendo Triana, Historias y Leyendas Santas Justa y Rufina, alfareras de Triana

Santas Justa y Rufina, alfareras de Triana

¿Quienes eran Justa y Rufina?

La historia de las Santas Justa y Rufina se situa en tiempos de los romanos.

En aquella época mientras que en Híspalis dominaban las creencias oficiales del Imperio, en Traiana ya vivían las primeras comunidades cristianas.

Era costumbre celebrar una vez al año una fiesta pagana en honor a Venus en la que se rememoraba el fallecimiento del admirado Adonis. Se recorrían las calles de la ciudad pidiendo limosnas para la fiesta.

Justa y Rufina eran dos hermanas trianeras  procedentes de una modesta familia de cristianos clandestinos.

Al quedar huerfanas se dedicaron al oficio de la alfareria; Como muchos de sus convecinos de entonces y de ahora, vivían de convertir el arcilloso suelo trianero en cerámica. Y es que Triana, ha estado unida estrechamente a la actividad cerámica y fluvial desde siempre.

Cuenta la leyenda que estando ambas vendiendo sus productos en Sevilla pasó ante ellas la procesión  de la diosa Salambona, que no era otra que la misma Venus en su actitud triste y llorosa por la muerte de su Adonis. (En Sevilla, Venus tuvo su templo donde está hoy la iglesia de Santa María Magdalena).

Las cofrades pidieron a las hermanas algún donativo para la diosa.

Éstas se negaron por considerar que la imagen que llevaban en andas estaba hecho del mismo barro que sus vasijas.

A consecuencia de la disputa, que degeneró en pelea, la diosa cayó al suelo rompiéndose en pedazos, dando razón a las alfareras, pero motivando su detención y posterior martirio.

Según la tradición, el venerable Obispo Sabino recogió los restos de ambas hermanas y les dió  cristiana sepultura en el cementerio de los cristianos. Este cementerio estaba en el mismo sitio donde está hoy la iglesia de los PP. Capuchinos, en la llamada Ronda de Capuchinos.
En este mismo lugar hubo antiguamente un templo más pequeño que llamaban “La Basílica de las Santas Justa y Rufina”.

De hecho, hay un precioso cuadro de las Santas en el museo de Bellas Artes  que proviene del citado convento.

MURILLO. Convento de Capuchinos. Sevilla

Las santas aparecen representadas con las palmas de los mártires y las vasijas de barro alusivas a su condición de vendedoras de cerámica.

En sus manos sostienen la torre de la Catedral de Sevilla, La Giralda, pues también según la tradición evitaron su desplome en el terremoto de 1504.

Cuando en 1589 se fundó el gremio de los olleros (ceramistas) en Triana, las Santas Justa y Rufina fueron elegidas como patronas del mismo.

Retablo de las patronas de los alfareros y ceramistas, las Santas Justa y Rufina, que preside el centenario taller de pintores de la fábrica de cerámica Montalván.
 

En la actualidad, hay una parroquia en Triana dedica a estas antiguas vecinas del barrio, las alfareras:  Santas Justa y Rufina.

 

Elaboración propia: El Diario de Triana

Origen de las imágenes:

Fuentes consultadas:

  • Santorales varios
  • Historias y leyendas de Sevilla. JM de Mena
  • Apuntes de Triana
  • Cuadernos medievales. US.
  • Orígenes de Triana.  M. Martín

 

Deja un comentario