Adiós a la Puerta de Triana.

Triana, 1868.

Caída y destierro de la reina Isabel II. Menos mal que la Revolución llegó pasada la Velá, en septiembre.

Rafael Laffite que en Triana se relaciona con la zona de Los Remedios, es el nuevo alcalde.

Conventos e iglesias salen perjudicados tanto que algunos de estos edificios son demolidos «en aras de la modernidad y el bien del pueblo» (Santa Ana y otros se escaparon de puro milagro). Y esta derribista modernidad echa abajo las piedras de la monumental Puerta de Triana, ahora que, desde la construcción del puente de hierro, empezaba a ser un poco del barrio.

Lo que queda de la Perta de Triana
Lo que queda de la Puerta de Triana

Con la caída definitiva de las murallas Sevilla se acerca a su arrabal famoso. Triana perdía este año convulso la capilla de los Marineros.

Don Carlos Astolfi Mainero, propietario de la Posada de las Ánimas de la calle San Jacinto y exconcejal, solicitó del Ayuntamiento provisional que no se derribara pero no pudo evitar la enajenación de este oratorio donde se instala una comunidad protestante sin ningún éxito.

¡Ah!, la peseta ya es una realidad… para quien la tuviera.

Ángel Vela Nieto







Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion