Las estafas de internet: El PHISHING.

Delitos por internetSi hace tres semanas hablaba de la usurpación de identidad en las redes sociales (véase https://www.eldiariodetriana.es/blog/la-suplantacion-y-usurpacion-de-identidad-delitos-en-la-red/), hoy voy a hablaros sobre las estafas que se producen en la red, denominadas en el lenguaje moderno como la técnica del phishing.

La técnica más utilizada por los ciber-estafadores consiste en el envío de correos electrónicos con los cuales obtener datos de cara a cometer un futuro fraude. Estos mails aparentan proceder de entidades con cierta seriedad, ya sean aseguradoras o bancos entre otros, sin embargo hay que estar muy atento y no desvelar nuestro número de cuenta, de la Seguridad Social o incluso nuestro DNI si no estamos seguros del emisor o lo desconocemos.

Estos tipos de actos  delictivos se encuentran regulados en el Código Penal, concretamente en el artículo 248.2.a) , donde cita  que cometen estafa ‘’Los que, con ánimo de lucro y valiéndose de alguna manipulación informática o artificio semejante, consigan una transferencia no consentida de cualquier activo patrimonial en perjuicio de otro’’

Este método tiene distintas fases:

  • En la primera fase, la red de estafadores se nutre de usuarios de chat, foros o correos electrónicos, a través de mensajes de ofertas de empleo con una gran rentabilidad o disposición de dinero. En el caso de que caigan en la trampa, los presuntos intermediarios de la estafa, deben rellenar determinados campos, tales como: Datos personales y número de cuenta bancaria.
  • Se comete el phishing, ya sea el envío global de millones de correos electrónicos bajo la apariencia de entidades bancarias, solicitando las claves de la cuenta bancaria o con ataques específicos.
  • El tercer paso consiste en que los estafadores comienzan a retirar sumas importantes de dinero, las cuales son transmitidas a las cuentas de los intermediarios, denominados muleros.
  • Los intermediarios realizan el traspaso a las cuentas de los estafadores, llevándose éstos las cantidades de dinero y aquéllos —los intermediarios— el porcentaje de la comisión.

Así pues, si tienen alguna sospecha no duden en contactar con los cuerpos de Seguridad del Estado para prevenir un mal mayor.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion