Nos detenemos a contemplar la Basílica del Cachorro

Basílica del Cachorro- Triana
Nos paramos a contemplar el edificio de la Basílica del Santísimo Cristo de la Expiración.

Deteneos delante de la basílica y veréis que está formada por dos edificios. El de la derecha es la primitiva capilla, construida en el siglo XVII cuando se fusionaron las dos hermandades originarias. En la actualidad es la Capilla Sacramental, formada por una sola nave cubierta con bóveda de cañón. Su retablo principal procede de la iglesia de San Alberto y está presidido por la Virgen del Patrocinio Gloriosa, pequeña imagen del siglo XVII. En un retablo lateral se conserva la antigua Virgen del Patrocinio, la dolorosa de Cristóbal Ramos que en la actualidad ostenta la advocación de la Virgen de los Dolores, y en otro altar ubicado justo enfrente, la talla de Nuestro Padre Jesús del Buen Camino.

La capilla de la izquierda fue edificada entre los años 1947 y 1960 según proyecto de Gómez Millán, y destaca por su gran portada abocinada revestida de azulejos color azul cobalto que representan los misterios del Santo Rosario así como escenas de la vida de Jesús. Fueron donados en 1974 por miembros de la Junta de Gobierno y pintados según bocetos de Juan Antonio Rodríguez sobre azulejos fabricados en los talleres de Montalván.

De izquierda a derecha veréis la Resurrección, la Ascensión, la Bajada del Espíritu Santo el día de Pentecostés, la Asunción, la Coronación de María, la Virgen con sus padres, los Desposorios de María, la Anunciación, la Visitación, la Huída a Egipto, la Sagrada Familia, Jesús ante los doctores del templo, la Presentación de Jesús en el templo, la Adoración de los Reyes Magos, la Adoración de los Pastores, la Inmaculada Concepción, la Oración en el Huerto, la Coronación de Espinas, Jesús caído con la cruz y el Calvario.

Aunque hacia donde se os irán los ojos será hacia el tímpano, donde se colocó una impresionante Piedad ya en 1998 obra del ceramista Hermosilla Caro, según boceto del mismo pintor que dibujara veinticinco años antes el resto de paños de azulejos de la portada. El paño de azulejos fue donado por la empresa Cerámica Mensaque Rodríguez.

Basílica del Cachorro, Triana

Bajo el balcón de la vivienda paredaña a la basílica veréis un espectacular retablo cerámico del Cristo de la Expiración. Se trata de una pintura realizada por el ceramista Manuel Arellano y Campos en el año 1900 que representa al Cachorro con corona de espinas y potencias. Fue fabricado en los antiguos talleres de la Viuda de Gómez, y estuvo colocado en la casa existente en el lugar donde se construyó la nueva capilla hasta que ésta fuera derribada, trasladándose entonces al sitio actual. Otro retablo, esta vez de la Virgen de Patrocinio, podréis ver sobre la fachada de la antigua capilla, colocado en 1999 para conmemorar el XXV aniversario de la bendición de la imagen de Álvarez Duarte.

En el año 2012 la Capilla del Cachorro se convirtió en la cuarta basílica menor de la ciudad. Su capiller la mantiene abierta durante toda la mañana, así que si es posible entrad y dejaos impresionar por esta cueva de devoción trianera. Sin duda la vista se os irá hacia el altar mayor donde se venera al Santísimo Cristo de la Expiración, referencia devocional de esta parte de Sevilla que está bendecido por los millones de oraciones que han ido quedando depositadas en su pátina morena con el paso del tiempo. Muy cerca Lo acompaña la Señorita de Triana, llamada así por su finura, la nueva Virgen del Patrocinio heredera de aquella devoción otorgada por Alejandro VII que recorre Triana los Viernes Santos entre el cariño de los devotos del barrio.

Sabed que justo enfrente de la basílica existió una fonda conocida como El Parador de Extremadura, donde se hospedaban los viajeros y cosarios que llegaban por esta carretera que entraba en Triana.

Como se dijo anteriormente la iglesia de la O fue asaltada el día 18 de julio de 1936, siendo destrozadas sus imágenes sagradas. Se sabe que los mismos salteadores se dirigieron hasta esta capilla del Patrocinio con las mismas intenciones, pero al llegar se encontraron con un joven vecino, de conocido republicanismo, apostado en la puerta. La narración de lo sucedido quedó recogido en un documento que él mismo firmaría posteriormente, dando veracidad de los hechos.

 …y al empezar los alborotos cogió una pistola del calibre 6,35 que había en la barricada de dicho Patrocinio, soltándola más tarde y cogiendo un mosquetón, con el que se impuso a las masas, para que no quemaran la Iglesia del Patrocinio, pues éste les decía que con esto no se adelantaba nada y si tenían algún interés con los que rodeaban la iglesia, que les buscaran y además que fuesen para el centro de la capital donde había tiros y podrían demostrar su valor.

 

El joven héroe se llamaba Salvador Dorado Vázquez, y con el tiempo sería apodado El Penitente, uno de los mejores capataces que ha dado la Semana Santa de Sevilla. Incluso en el libro de actas de la Hermandad del Cachorro quedó recogida su hazaña.

Continuará.

José Javier Ruiz,  del libro “Callejeos por Triana”

 

— Más Callejeos por Triana 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion