La calle Evangelista, antiguo camino a San Juan de Aznalfarache 

calle Evangelista

La calle Evangelista fue conocida también como calle San Juan, San Miguel (?), del Evangelista o Bejar.

Era el antiguo camino a San Juan de Aznalfarache que penetraba en Triana hasta la Caba NuevaCalle esencialmente de tejares habitada sólo en su primer tramo (de Pagés del Corro a Febo) y ocupada por numerosas casas de corral y vecindad.

Su primer nombre conocido fue el de San Juan con el que aparece por primera vez en el padrón de 1691, siguiendo así en los de 1702, 1705 1706, 1794 y 1821. En el plano de López de Lerena (1788) aparece rotulada como calle de San Miguel (no sabemos si por confusión con el callejón de este nombre), en el de Sartorius (1848) como San Juan y como calle del Evangelista en el de Álvarez de Benavides (1868), nombre que definitivamente se le puso en 1859 para no confundirla con la otra del mismo nombre de Sevilla. Hacia 1869 se rotuló Bejar, ignorándose el porqué de este nombre, para acabar finalmente otra vez con Evangelista. Y así permanece.

Tenía esta calle en su primer tramo un callejón llamado de San Miguel, que pudo ser en lo antiguo calle importante (V. calle Galeta) que llegaba por lo menos hasta el callejón de Marianillo. En 1706 se conocía este callejón por la callejuela de la Rubia (padrón de esta fecha y anteriores).

calle Evangelista

 

Hemos indicado que esta calle no estuvo habitada más que en su primer tramo, dado que el resto, aun cuando formaba parte del camino de San Juan, estuvo ocupada por huertas y tejares hasta principios de siglo. Es hacia esta fecha y coincidente con el auge de la alfarería cuando empiezan a mecanizarse los tejares en la amplia zona que iba desde la calle Febo al camino de los Gordales.

De antiguo existían allí los mantillos, significándose por los calificativos de “alto” y “bajo” en razón de sus cotas (V.  Mantillos), que eran los lugares donde se elaboraban y secaban al aire libre las piezas cerámicas. Con el maquinismo los tejares se industrializaron y desaparecieron aquellos hasta terminar en fábricas como las de Jacinto Flores y la de Mensaque y Cía. que tanto prestigio dieron a la industria alfarera y a la azulejería del Barrio.

Con la construcción del Barrio Voluntad y el Colegio de los Salesianos se cubrió su final hasta la radical transformación que sufrió en los últimos tiempos. Por esta calle se penetraba y se penetra al campo de fútbol de los salesianos de tan grato recuerdo en el deporte sevillano. El lugar ocupado por este colegio era una antigua huerta llamada de San Joaquín (1910).

Discurre desde la de Pagés del Corro hasta la de Constancia y son bocacalles las de Febo, Justino Matute , Juan Cotarelo(actual  Condes  de  Bustillo), Lealtad, Prosperidad y Voluntad. Las longitudes de sus tramos son las siguientes:

  • De C/ Pagés del Corro a C/ Febo: 176 mts.
  • De C/ Febo a C/ Justino Matute: 87 mts.
  • De C/ Justino Matute a C/ Lealtad: 108 mts.
  • De C/ Lealtad a C/ Prosperidad: 40 mts.
  • De C/ Prosperidad a C/ Voluntad: 40 mts.
  • De C/ Voluntad a C/ Juan Cotarelo: 44 mts.
  • De C/ Juan Cotarelo a C/ Constancia: 64 mts.

con una longitud total de 559 metros y ancho medio de 10. Hoy se ha prolongado hasta la rotulada como López de Gomara, y su orientación es NE-SO.

Aunque se ha dicho que fue calle de numerosos corrales ninguno de ellos tuvo nombre significativo. Con independencia de las fábricas de cerámicas existieron en ella un tostadero de malta, una fábrica de correajes y almacenes de madera, como también un cine de verano en su esquina con Justino Matute frente a la fábrica de azulejos de D. José Mensaque y Vera.

 

 

 

 


Manuel Macías Miguez